SITTING BULL TENÍA 13 AÑOS

En South Dakota (E.E.U.U.) está el famoso monte Rushmore con las caras esculpidas de cuatro presidentes americanos: Washington, Jefferson, Roosevelt y Lincoln. A 13 Km. de distancia se empezó a construir en 1948 una réplica india a la prepotencia de los conquistadores blancos. Cuando esté terminada será sin duda la escultura más grande del mundo. Se trata de un busto de Crazy Horse, con el brazo y la mano indicando un punto de la tierra, aquél en el que le hubiera gustado vivir y morir con dignidad. Encargada por la comunidad india al escultor Ziolkowsky, está financiada con dinero privado, lo que explica la lentitud del trabajo. Dentro del parque al que hoy se accede para contemplar lo que ya ha sido realizado (la cara de Crazy Horse y parte de su melena al viento), hay un museo indio muy bien documentado en el que se pueden observar algunas fotografías de los protagonistas de la famosa batalla de Little Big Horn, en la que el general Curster fue derrotado frente a los indios, capitaneados por Crazy Horse y Sitting Bull.

Como tantas veces cuando viajas por los E.E.U.U, una se encuentra frente a los escenarios de muchas películas con las que Hollywood nos ha hecho conocer la historia y la geografía de ese gran país. Pero, aquí viene la sorpresa. En las fotografías, Sitting Bull y otros guerreros sioux rondan todos ellos los 90 años. Se parecen a los que hemos visto en las películas, rostros austeros, impresionantes, con los pómulos y las mandíbulas muy marcados. Al pie de las fotos se puede leer que Sitting Bull tenía 13 años en la famosa batalla. La misma edad tenían el resto de los grandes protagonistas de ese acontecimiento. No es eso lo que nos había hecho creer Hollywood.

No es la primera vez que tengo la impresión de que el cine es un instrumento de manipulación y falsedad. Cuando Simone Weil habla del mito de la caverna de Platón y compara ese antro a una sala de proyección, llama la atención acerca de nuestra propia miseria: nos encadenamos voluntariamente a ver sombras y las tomamos por la realidad. Y aunque seamos conscientes del proceso, eso no impide que las imágenes permanezcan en nuestras cabezas. Y si no, ¡adelante!, ¡veamos si somos capaces de imaginarnos un enfrentamiento de “indios y vaqueros”, en el que los indios tengan 13 años! ¡Pensemos, por un momento, qué actores podrían encarnarlos en una película! La imposibilidad misma de imaginarlo nos tiene que confrontar a las mentiras con las que nos fabricamos el mundo “gracias” al cine.

Otro escenario hollywoodiense es Mount Valley, en la frontera entre Arizona y Utah. El preferido por John Wayne. Reserva navaja en la que se yerguen esas rocas/montañas inmensas, con formas planas, como de mesas o mesetas por arriba. Allí se filmó, por ejemplo, “The Searchers” de John Ford (en español “Centauros del desierto”). Pues bien, en la película se deja bien claro que el lugar en el que viven los protagonistas es Texas. ¿Por qué esa localización, a todas luces falsa? Se me responde que la mayoría de los episodios de la épica del Western sucedieron en realidad en Texas, pero que como el territorio de Texas no tiene ningún atractivo cinematográfico, se buscaron otros escenarios más espectaculares.

Todo esto me ha ayudado a entender mis manías y fobias cinematográficas. No me fío de la reconstrucción ni de la Historia, ni de las historias personales, que llevan a cabo los guionistas y directores de cine. Me rebelo a poner mi imaginario en sus manos. Las películas de romanos son tan de fiar como las del Oeste, y otro tanto se puede decir sobre las películas de la Segunda Guerra Mundial. No quiero que se me imponga un imaginario como si se tratara de la realidad (estoy pensando en la última película de Hanecke, “Amor”). Me encanta, en cambio, la comedia musical: es espectáculo y se sabe. Sin trampa, ni cartón, o sea todo trampa y cartón que se muestra tal. Mi película preferida de Woody Allen es “Everybody says ‘I love you’”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Simone Weil. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s