Italia como ejemplo

Siempre me enfado cuando a mi alrededor se dice que Italia y España se parecen políticamente. Es una idea reductora y no tiene en cuenta la existencia de la mafia en Italia, entre otros factores. Pero después de las últimas elecciones políticas italianas comienzo a ver alguna semejanza, lo que me hace compartir el punto de vista de Alessandra Bocchetti, cuando dice que alberga dos sentimientos contradictorios frente a la situación creada por la entrada de los “grillini” en el Parlamento y en el Senado: una gran esperanza de que las cosas cambien en un sentido positivo y un gran temor de que cambien en un sentido negativo.

Los “grillini”, o sea los seguidores de Grillo, han sido el “partido” más votado. Pongo “partido” entre comillas porque su comportamiento no ha sido el de un partido. No tienen sedes, no han hecho publicidad en carteles, no han aprovechado los espacios televisivos a los que tenían derecho, no han participado en ningún debate televisivo de los múltiples que pueblan todas los canales italianos  y de los que los ciudadanos son particularmente adeptos. Y sin embargo han obtenido, con una campaña que apenas ha costado dinero, 8 millones y medio de votos de un total de 37 millones de votantes (50 millones eran los electores, hubo una abstención del 25%).

Fieles a su programa, renuncian a cobrar el dinero que les toca como reembolso electoral y lo depositan en las arcas del Estado. Tampoco quieren cobrar personalmente la cuantiosa suma que les corresponde como parlamentarios (en Italia, un diputado cobra alrededor de 18.000 euros al mes) y no está claro cómo lo harán. Han inundado las cámaras de caras nuevas, formas nuevas, y gente joven. La edad media del Parlamento, por primera vez en muchos años, es de 45 años, la tercera parte de las cámaras son mujeres. Ya sólo estos datos significan un enorme cambio.

Hace 70 años, Simone Weil escribió, durante la Segunda Guerra Mundial, algunos artículos para la Resistencia francesa, cuando esta se preparaba al nuevo mundo que se diseñaría después de la derrota de Alemania. Se atrevió -porque hay que ser muy valiente- a proponer la disolución de los partidos políticos. Afirmaba que no era necesario confundir la voluntad general expresada democráticamente con la existencia de los partidos, a los que tachaba de “pequeñas iglesias profanas” con espíritu de secta, que imponen sus ideas a sus seguidores impidiéndoles pensar por sí mismos y que fabrican pasiones colectivas, lo que a su vez es un obstáculo para razonar. Proponía que se pensaran alternativas a los partidos.

Parece que ha llegado el momento de pensarlas. En el programa de los “grillini” hay algunos puntos que yo suscribiría, por ejemplo, que los parlamentarios no lo puedan ser más de dos legislaturas seguidas, que no puedan ejercer su profesión mientras son representantes, que sólo pueden cobrar su sueldo de diputado, que no puedan serlo si han sido condenados por algún caso de corrupción. Si añadimos que no debería estar oculta la financiación, sólo con esas medidas los partidos cambiarían tanto que sólo tendrían en común con los actuales partidos el nombre.

No se sabe qué pasará en Italia. Los “grillini” no son fascistas, pero hay fascistas en la sociedad italiana, como los hay en la sociedad española, y ya empiezan a apuntarse al carro del “anti-partidos políticos”. En España eso podría tener tintes más dramáticos. Tendría que ser objeto de reflexión para los partidos que creen en la democracia de verdad; tendrían estos partidos que adelantarse y hacerse un poco de harakiri. Sería saludable y significaría estar a la altura de algunas de las reivindicaciones que en su día planteó el movimiento del 15-M.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Simone Weil. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Italia como ejemplo

  1. MariAna dijo:

    ¿He leido bien? ¿18.000 Euros al mes? !!! Es obsceno, no esta justificado, y debiera ser totalmente ilegal ! Asi como las pensiones vitalicias. Estos señores, o señoras, debieran tener un sueldo como el resto de la sociedad. Un pescador arriesga su vida, un policía, bomberos, un campesino trabaja de sol a sol, una enfermera, y ninguno gana eso! Por que estos señores? No! esa cantidad no esta justificada. Esta comprobado, estos señores, no se identifican con los padres, y madres, que no tiene trabajo y apenas llegan a fin de mes. No tienen ni idea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s